Un vistazo de cerca a las ruinas de la Recolección

06 de Septiembre 2015



Un vistazo de cerca a las ruinas de la Recolección

Al hablar de ruinas de un templo pensamos en los restos del mismo, pero olvidamos la oportunidad que nos ofrece para ver de cerca el techo y muros que de otra forma solo podríamos ver de lejos.

Las ruinas son de cierta forma una radiografía del templo en ciestión, y la que más detalles nos revela a nivel del suelo es el complejo de ruinas de La Recolección. La historia de la Iglesia y Convento puede resumirse en una construcción iniciada en 1701 y que finalizara en 1717, justo a las puertas de un terremoto que dañara su estructura. Se reconstruyó y en 1751 un nuevo terremoto destruyó de nuevo los avances logrados. El complejo finalizó en ruinas.

Detalles que nos revela este conjunto de ruinas

El sitio es amplio, un átreo bastante grande, de los mayores de La Antigua Guatemala. La entrada a la antigua construcción se hace por un arco que permanece en pie y revela dentro del reciento los enormes bloques que formaran techo y muros.

La sensación de pequeñez propia es lo primero que resalta al ingresar teniendo enfrente bloques de ladrillo y mortero del tamaño de un automóvil.

La disposición de unas escalinatas (originales y propias de la construcción antigua) permiten subir a varios de los bloques macizos que permanecen en el suelo. No existe mejor forma de apreciar la proporción.

Ya al alcance de la vista es evidente que la altura de los templos implicaba relación con el ancho de los muros que los sostenían, ya que no era habitual utilizar hierro en la estructura. Esto mismo limitaba la forma y resistencia del edificio final.

El detalle más dramático

Es interesante y revelador pararse junto a los enormes bloques y considerar lo que fue verlos caer durante un terremoto, recordemos que al momento de los mismos estos edificios se encontraban habitados y en funciones.

No todo es destrucción

Un lateral del templo permanece en pie y equivale en tamaño a una fachada de iglesia moderna, es de singular tamaño.

El complejo cuenta con un área agradablemente jardinizada que permite ver pasar el día de forma apacible. Las Ruinas del Convento e Iglesia de la Recolección permanecen abiertas de lunes a domingo de 9:00 a 17:00 horas. Se encuentra ubicado en el noroeste de La Antigua Guatemala a unas 8 cuadras del Parque Central.

Un vistazo de cerca a las ruinas de la Recolección
Un vistazo de cerca a las ruinas de la Recolección


Lee más publicaciones de: Ruinas de la Recolección